Muletas baston ingles  Hay 6 productos.

Mostrando 1 - 6 de 6 items
Mostrando 1 - 6 de 6 items
Muletas baston ingles
Muletas
La muleta y el bastón inglés son herramientas que ayudan a la movilidad de las personas que tienen dificultades para permanecer de pie, manteniendo el peso y el equilibrio gracias a la sujeción y apoyo que brindan. Su uso es indicado por especialistas de la salud. Sin embargo, a la hora de comprar muletas ortopedicas es importante tener...
Muletas
La muleta y el bastón inglés son herramientas que ayudan a la movilidad de las personas que tienen dificultades para permanecer de pie, manteniendo el peso y el equilibrio gracias a la sujeción y apoyo que brindan. Su uso es indicado por especialistas de la salud. Sin embargo, a la hora de comprar muletas ortopedicas es importante tener en cuenta distintos factores influyentes, como lo son el tiempo que se las va a utilizar, la dificultad que se posee, la altura, comodidad, el precio y la calidad.

La muleta sirve para poder caminar aún cuando las piernas o la cadera tienen dificultades para mantener el peso del cuerpo o moverse con fluidez. En algunos casos, por ejemplo luego de cirujías en las que la rehabilitación requiere no apoyar el pie en el suelo, debe utilizarse un par que logre suspender el cuerpo en el aire mientras se avanza, sin sobre exigir al pie de apoyo. En otros casos, son utilizadas para sustituir una falencia de fuerza en el pie de apoyo, por lo que solo se utiliza una muleta que proporcionará la estabilidad necesaria en esa pierna para caminar. Puede necesitarse para una o ambas piernas.

Según los distintos casos puede elegirse una muleta más simple o más compleja. La más común es la de un solo punto de apoyo: concentra la fuerza allí y no es tan estable, y además requiere cierta fuerza muscular en los brazos. Otro tipo muy utilizado cuenta con tres o hasta cuatro puntos de apoyo, mayormente utilizados por personas de edad avanzada que precisan estabilidad pero no tienen suficiente fuerza para sostener el peso de su cuerpo en un elemento más inestable, por lo que requieren que la herramienta sea más firme. 

Podrá conseguir muletas ortopédicas, muletas de farmacia, nuevas, usadas, y hasta alquilarlas, si así lo desea. Es de suma importancia saber cómo y para qué sirve cada tipo de muleta y cuál es la mejor para resolver sus necesidades. Además, deberá contemplar no solo los precios de muletas, sino también las condiciones en las que se encuentra la herramienta, ya que al ser un artefacto de asistencia es imprescindible que se halle en perfecto estado y pueda soportar el peso del cuerpo y amortiguar el impacto.

Cada vez hay más modelos ergonómicos, preparados para amortiguar el impacto del apoyo, para no lastimar el brazo o la mano de forma alguna y conseguir la mejor experiencia posible del usuario durante su uso. Existen también modelos creativos, con estampados y distintos colores, que pueden mejorar la experiencia, sobre todo en los niños.

Muleta ortopédica

Existen dos tipos de muletas ortopédicas: las muletas de antebrazo (o muletas bastón inglés) y las axilares. Las del tipo axilar son las más utilizadas para la rehabilitación de lesiones en las piernas o la cadera. Están indicadas para un tiempo de uso corto, ya que si se utilizan por un tiempo prolongado pueden ocasionar disfunción del nervio axilar, más aún si se hace una incorrecta utilización del soporte. El precio de las muletas axilares suele ser más accesible que el precio de muletas bastón inglés o de antebrazo.

Si usted requiere una muleta axilar por un tiempo reducido para recuperarse de alguna lesión o rehabilitarse luego de una intervención quirúrgica, es recomendable seleccionar un modelo a buen precio, e incluso quizás le interese averiguar sobre un precio de alquiler de muletas para no tener que desecharlas luego.

Las muletas de aluminio son muy comunes, estilizadas y livianas, pero las de madera también son una buena opción, si se tiene en cuenta el precio. Al ser herramientas tan importantes en materia de salud, no es recomendable utilizar muletas de segunda mano -aunque el precio de muletas nuevas sea mayor-. Aún así, siempre debe evaluarse el caso específico.

Es importante considerar que las muletas de aluminio tienen una mejor conservación y un cuidado más sencillo, por lo tanto pueden durar más tiempo en un buen estado y requieren menos esfuerzo para su manutención.

Las muletas de antebrazo funcionan mucho mejor en los casos de uso prolongado. Además cuentan con variaciones en el agarre del brazo que permiten su utilización, incluso si hay problemas para agarrar la empuñadura. Pueden ser muletas plegables, lo que facilita el traslado y guardado hasta que se vuelvan a utilizar.

Por otra parte, si se requiere la utilización prolongada, la muleta bastón ingles suele ser la recomendación profesional. Para seleccionar la opción indicada es necesario definir el tipo de apoyo, de sujeción, de material y la ocasión de uso. Para los niños existen tamaños más pequeños, plegables y coloridos. Los precios de muletas de adulto son variados y dependen del modelo. Algunos tienen más artefactos y recursos de diseño más sofisticados que otros, pero lo más importante es la comodidad y el correcto funcionamiento de estas herramientas (no hay que olvidar que son elementos auxiliares para la salud).

Las muletas ortopedicas cuentan con variantes de muletas acolchadas en el apoyo axilar o del antebrazo en cada caso, con amortiguador en la base para suavizar el impacto del apoyo en el brazo y empuñaduras plegables para una mayor comodidad al momento de guardarlas, todos diseños en función de una mayor adaptabilidad al estilo de vida y fisionomía del usuario.

Tipos de muleta

En primer lugar, se dividen entre muletas axilares y muletas de antebrazo. Las axilares pueden ser de madera o muletas de aluminio. Ambas son de muy buena calidad y actualmente tienen diseños cada vez más ergonómicos. Sin embargo, las de aluminio suelen ser más livianas. Son levemente adaptables, ya que puede ajustarse la longitud de la pata de apoyo pero tanto la empuñadura como la almohadilla de apoyo axilar tienen un tamaño establecido que deberá evaluarse al momento de adquirirla. Por este motivo es más que recomendable probarlas antes de comprar o alquilar. Hay modelos para adultos y niños, pero es muy importante que se evalúen los tamaños, para elegir el correcto y no tener complicaciones.

El precio de muletas axilares varía según el tamaño. Por ejemplo, el precio de muletas de adulto es a veces menor al de las de niños, el precio de muletas de segunda mano es menor al de muletas de farmacia y este, a su vez, menor al precio de muletas de ortopedia, mientras que el precio por alquiler de muletas es una buena opción en caso de no querer conservarlas, pero quizás sea conveniente comprar ya que el precio en muletas más baratas puede ser similar al alquiler por mensualidad.

Las muletas de antebrazo, también llamadas muletas bastón inglés, suelen ser recomendadas para tiempos de uso más prolongados, ya que los otros modelos disponibles pueden provocar complicaciones en los músculos del brazo y nervios axilares si se utilizan por demasiado tiempo.

El bastón inglés es más similar a un bastón y está compuesto por un agarre de plástico ergonómico de distintas formas, según el soporte que se necesite. El diseño específico ayuda a mantener la fuerza en el antebrazo para sostener el cuerpo y aligera la carga y el impacto. Cuentan con una empuñadura para sostén y una base con una, tres o hasta cuatro patas, para una mayor estabilidad.

En el caso de tener una complicación para sostener la empuñadura, existe también una variante con un apoyo para el antebrazo que está colocado a 90° respecto del pie de apoyo, lo que permite apoyar el peso del cuerpo directamente en los antebrazos y mover la muleta de esta forma, sin necesidad de sostenerla con la mano. Como se puede observar, si la altura y medidas de estas herramientas no son las correctas, pueden traer complicaciones en el tronco superior y brazos. Por eso es muy importante probarlas antes de adquirirlas y aprender a utilizarlas de forma correcta.

Las muletas bastón inglés más comunes son las de una pata. Sin embargo, siempre según el caso particular, es preferible tres o cuatro patas, ya que aportan mayor estabilidad y requieren menor esfuerzo y fortaleza. Por este motivo suelen ser utilizadas por personas de edad avanzada. Pueden ser utilizadas en los dos brazos o solo en uno. Son muletas acolchadas en su gran mayoría, ya que de otra manera sería muy incómodo utilizarlas el tiempo requerido.

El precio del bastón inglés con estas características suele ser más alto que el de las otras opciones, pero se debe tener en cuenta la sofisticación del diseño y la cantidad de tiempo a utilizarlo. Este tipo de muleta se diseña en aluminio, con agarre plástico (debido a la ligereza que brindan los materiales) y la posibilidad que ofrecen para poder realizar modificaciones en los diseños y seguir perfeccionando la herramienta. Además, es una opción más duradera.

Existen también muletas plegables. Tienen las mismas características que las anteriormente mencionadas pero incluyen un sistema de pliegues que facilitan su traslado y hacen más sencillo el guardado, para que el usuario pueda sentirse más cómodo cuando no tenga que utilizarlas y no deba hacer un gran esfuerzo para guardarlas ni requiera un soporte para dejarlas en reposo y a una distancia cercana.

Las muletas plegables suelen ser utilizadas por personas que no requieren el sostén constante y mantienen además un estilo de vida activo, por lo que esta opción podría ser una buena inversión en dinero y comodidad para personas jóvenes y niños o, incluso, para personas en rehabilitación.

¿Cómo comprar muletas?

Comprar muletas es una necesidad particular y varía según la persona. Sin embargo, dependiendo de cómo se realice la compra, puede ser un gasto significativo o una inversión.

Teniendo en cuenta la necesidad particular y las posibilidades del usuario se podrá decidir el tipo de muleta que se debería comprar. El precio de muletas muy baratas puede resultar muy caro al final, pero siempre existe la posibilidad de encontrar un buen precio de muletas en perfecto estado y de excelente calidad.

En primer lugar, hay que determinar la dificultad que se tiene. Para esto es necesario, al menos en la mayoría de los casos, acudir a un especialista de la salud que proporcione con exactitud una respuesta a la pregunta, y por lo tanto la mejor solución al problema. Una vez detectada la necesidad, sabrá qué tipo de muleta deberá utilizar y si requiere un par o solo una.

Teniendo esto definido podrá elegir dónde y cómo realizar la compra. En este punto es importante recordar que la muleta debe ser probada antes de comprarse, ya que una mala utilización de la herramienta puede no solo empeorar el problema, sino también traer mayores complicaciones (especialmente en la parte superior del cuerpo y brazos, ya que todo el peso que no se dirige hacia las piernas será recibido por los brazos, en cierta medida).

Lo más recomendable es acudir a una casa de ortopedia o farmacia donde el producto se encuentre físicamente, pueda probarse y haya personal capacitado para aconsejar al cliente. 

De todos modos, no siempre los precios de las muletas de farmacia o casas ortopédicas se ajustan a la economía del usuario, por lo que buscar en internet acaba siendo la mejor opción. Hay que ser cauteloso y darle importancia a las medidas y condiciones, ya que si bien el precio de las muletas usadas puede estar dentro de las posibilidades del usuario, no siempre están en un buen estado o son adecuadas para el mismo. Quizás hasta termine resultando más conveniente el precio de muletas para adulto de farmacia.

¿Dónde comprar?

Lo primero que debe decidir es si comprar en una casa ortopédica, muletas de farmacia o por internet.

Las muletas de farmacia pueden ser muletas de segunda mano, por lo tanto encontrará precio de muletas baratas que rondan los 9 €, y precios de muletas de farmacia por 35 €. El precio de muletas de farmacia varía también según las características que tengan. Si no se requiere un par y desea comprar una sola, entonces estará en los precios de muletas baratas, en cambio, si requiere un modelo para niños probablemente supere algún precio de muletas para adulto de farmacia.

Cabe destacar que no todas las farmacias otorgan este producto y no suelen tener mucha variedad, no solo en precios de muletas, sino en el producto en sí. Se puede encontrar variaciones en los diseños y elegir el color de la empuñadura, e incluso del metal.

Otra opción es comprar muletas por internet, donde los modelos y el precio de muletas diversas puede tener mayor variedad de opciones. Podrá encontrar fácilmente precios de muletas de segunda mano, pero no siempre es confiable la foto publicada y por lo tanto no sabrá el estado en el que se encuentra la muleta hasta que la vea en persona.

Aún así, esta herramienta brinda la posibilidad de ver distintas muletas de precios y características que se ajusten a la necesidad del usuario, y encontrar precio de alquiler de muletas, precio de muletas de adulto, precio de muletas acolchadas y con amortiguador, precio de muletas axilares y comparar con el precio de muletas nuevas o el precio de muletas de ortopedia.

En definitiva, internet podrá ofrecerle mayor variedad de precio en muletas pero deberá poder filtrar la información y saber a qué tipo de sitio web ingresar (que sea confiable) para conseguir así muletas al precio que usted pueda costear. Finalmente, lo más recomendable, es buscar el precio en muletas de ortopedia en casas especializadas. 

Las ventajas de esto, más allá de la variedad de precio en muletas y la cantidad de modelos con diseños distintos, es que son lugares en los cuales uno puede confiar porque están abocados a la fabricación de estas herramientas, que pueden llegar a comprometer la salud si no se utilizan correctamente o son de mala calidad.

Por este motivo, la compra en estos sitios garantiza un alto porcentaje de efectividad en la herramienta. Además, como en el caso de las farmacias, seguramente haya personal capacitado para mostrarle cuál es la manera correcta de utilizar la muleta, en caso de que usted no sepa.

Los precios de muletas en las casas de ortopedia difieren según el modelo. En algunos casos puede encontrarse un precio de muletas de adulto de farmacia, pero sin duda habrá más stock y suelen ser de mayor calidad. Las muletas de precio más accesible puede que no sean las más interesantes estéticamente, pero todas son sofisticadas, modernas y aptas para la utilización.

Existe una notable diferencia con los precios de muletas de adulto que puedan encontrarse en ciertos sitios de internet, pero puede estar seguro que será un precio de muletas nuevas (ya que en las casas de ortopedia no venden usadas, aunque en algunas se pueden alquilar) y de una gran calidad.

¿Cómo se utilizan?

Saber caminar con esta herramienta es una prioridad a la hora de utilizarlas ya que, de lo contrario, podría resultar lastimado. Una vez localizado y diagnosticado el problema y habiendo conseguido la muleta más apta para su condición, deberá practicar la marcha para efectivizar el rendimiento de este elemento auxiliar. Proponemos aquí distintas formas y marchas según la cantidad de puntos de apoyo y diferenciando según la utilización de una muleta o dos.

Con una muleta:

Para caminar con una única muleta se la coloca del lado de la extremidad afectada. Una vez colocada, se adelantará la muleta sosteniendo el peso en la extremidad sana. En cuanto la base este apoyada en el suelo, podrá pasar el peso a la misma y así avanzar con la pierna contraria, evitando apoyar la pierna lesionada. 

Con dos:

Existen distintas técnicas dependiendo de la cantidad de puntos de apoyo que se posean.

  • Cuatro puntos de apoyo:
    Si tiene cuatro puntos de apoyo, se tienen en cuenta las dos herramientas auxiliares y ambas piernas. En este caso deberá mover primero una muleta y luego la pierna contraria a la anterior. Una vez apoyados estos puntos, se realizará lo mismo con los puntos que no se movieron anteriormente. Este movimiento será repetido cuantas veces sea necesario para la marcha. En esta ocasión la muleta servirá para no colocar la totalidad del peso en la pierna afectada.

  • Tres puntos de apoyo:
    Con tres puntos de apoyo -dos bastones y una pierna- la secuencia sería la siguiente: en primer lugar, adelantar ambas muletas, apoyarlas y luego -ayudados por las mismas- adelantar el cuerpo sin dejar todo el peso en el pie sano -como si diera un salto asistido por los soportes-. De esta forma, la extremidad afectada no tocará el suelo y la sana no sufrirá una sobrecarga. Además podrá mantener el equilibrio durante toda la marcha y el esfuerzo físico será menor.

  • Dos puntos de apoyo:
    Con dos puntos de apoyo se sigue un patrón muy similar al que tienen cuatro puntos de apoyo, pero debe hacerse con mayor velocidad y un ligero movimiento de rotación pélvica, ya que la estabilidad proporcionada por ambas piernas es incluso menor que en el otro caso.

  • Marcha a través de las muletas:
    Podría decirse que tiene solo un punto de apoyo. Se denomina de esta forma porque ninguna de las piernas de la persona tiene la capacidad de soportar todo el peso del cuerpo, por lo que el avance debe ser a través de la muleta. Primero deben adelantarse ambas muletas para que la persona pueda llevar su cuerpo de forma veloz por delante de las mismas. Es una marcha muy rápida y requiere un gasto de energía y fuerza del tronco y brazos para poder mantenerla.

En conclusión, hay muchas formas de adquirir la muleta correcta pero también muchas de equivocarse. Por este motivo es de vital importancia acudir a especialistas y personas con capacitación en el tema, para que puedan guiar al usuario y conseguir el éxito en la búsqueda. Los precios son variados y las posibilidades casi infinitas, y es por eso que debe estar informado sobre lo que va a comprar para no malgastar el dinero y tampoco interferir en una pronta recuperación, o afectar la salud incorporando un mal uso de la herramienta auxiliar.
Más