Puntuación
[Total: 1 Promedio: 5]

 

Las camas articuladas se adquieren tradicionalmente para personas que están en hospitales. Aunque los beneficios médicos de una cama articulada para enfermos crónicos son innegables, también son adecuados para las personas que sufren de dolores comunes y trastornos del sueño.

Si estás considerando comprar una cama articulada pero no estás seguro de que sea adecuada para ti, echa un vistazo a estos beneficios de las camas articuladas para aliviar los síntomas de algunas enfermedades.

 

Edema

 

El edema es un problema común entre las personas mayores y las mujeres embarazadas. Consiste en una acumulación de líquido, que generalmente ocurre en los tobillos, los pies y las piernas.

Si bien no siempre es doloroso, puede dificultar el caminar y puede hacer que las piernas y los pies se sientan muy pesados. Los edemas de las piernas pueden provocar úlceras en la piel y pueden interferir en el flujo sanguíneo, así como provocar varices.

Al elevar las piernas sobre el corazón, el líquido se puede dispersar, lo que contribuye a que caminar sea más cómodo. Utilizar una cama articulada es la manera más fácil de levantar los pies y las piernas cómodamente, durante un período de tiempo prolongado, con un mínimo esfuerzo.

 

Dolor de espalda

 

El dolor de espalda es una de las quejas más comunes entre los adultos. Encontrar una posición para dormir que coincida con las curvas naturales de tu cuerpo es esencial para una comodidad óptima de la espalda y para reducir el dolor.

Los colchones planos no siempre proporcionan el soporte adecuado, pero con un colchón articulado puedes apoyar tu columna, liberando la presión sobre el nervio ciático. La alineación adecuada de la columna puede ayudar a eliminar los dolores de cabeza y los dolores de cuello matutinos.

 

Artritis

 

La artritis es un problema común para las personas mayores. Hay muchos tipos diferentes, pero el resultado final es el mismo: articulaciones rígidas y dolorosas. Las camas articuladas se pueden colocar de cualquier manera que sea cómoda para la persona que duerme, una posición que le quitará el dolor y permitirá que la persona duerma cómodamente.

Además, la mañana suele ser el momento en que los pacientes con artritis se sienten más rígidos y puede ser difícil levantarse de la cama. Al elevar la cabecera de la cama y bajar el pie, las camas articuladas efectivamente ayudan a «empujar» a la persona que duerme fuera de la cama con facilidad.

 

Digestión

 

¿Alguna vez te has sentido incómodo al despertar después de quedarte dormido con el estómago lleno? Puedes ayudar a tu cuerpo a procesar alimentos no digeridos con una cama articulada. Al elevar la cabecera de la cama por unas pocas pulgadas no solo te sentirás más cómodo cuando te despiertes, sino que también evitarás el dolor y la incomodidad asociados con la indigestión.

Echa un vistazo a nuestras camas articuladas, y comienza a disfrutar de nuevo de la comodidad de descansar en una cama que se adapta a tus necesidades.